"Existen otros dominios de la conciencia que operan fuera de nuestra construcción de cuatro dimensiones del espacio-tiempo, donde el tiempo se ralentiza o acelera, o deja de existir por completo. Las más altas esferas de la conciencia —donde la humanidad es un ser— es una forma diferente de espacio-tiempo que cualquier otra cosa en la tierra, y sin embargo, este es el espacio-tiempo al cual nos dirigimos. Cuando la tierra llegue a este espacio-tiempo, nosotros —toda la humanidad— sentiremos como una experiencia visceral que remodelará nuestras actitudes y percepciones de lo que constituye el significado de lo humano. Vamos a transformarnos como un solo ser, y sin embargo, cada expresión o proyección de la individualidad, seguirá siendo soberana. 
Este es el estado de conciencia del Soberano Integral... la conciencia dimensional más alta que se conoce dentro de la familia humana." (*)


"Eres un Ser de Unidad, y tu unión es a través del Amor."


Él indicó que me sentara, y lo hice.

"Hay algo que quiero decirte", dijo Dou Xing, "pero antes, debes hacer lo que te indique. ¿Estás dispuesto?"

“Si.”

“Entonces no estás listo.”

Lo miré, y aunque no había espejos alrededor, imaginé mi rostro completamente perplejo.

"¿Me hablas de tu experiencia?", preguntó.

"¿Qué ha pasado ? ¿He hecho algo mal?"

Él esbozó una sonrisa. "Estabas listo para tomar mis directivas sin rechistar".

"Pero confío en ti, ¿por qué no iba a hacerlo?"

"La confianza está muy bien, pero siempre hay que cuestionar. Nunca entregues lo que es tuyo, igual que no quisieras arrebatarme lo que es mío. "

Todavía podía sentir la perplejidad en mi rostro.

“Eres soberano. Tu mundo hará todo lo posible para decirte lo contrario, pero tú eres esto —soberano. Estás además integrado con todos los demás dentro de tu realidad. Así que eres ambos soberano e integrado. En este estado, eres capaz de funcionar como un ser singular que está conectado a todos los otros seres a través de la red de la responsabilidad personal, es decir, las virtudes del corazón, es la única cláusula.

“Lo entiendes?”

Asentí. "Pero cuestionar... ¿incluso a ti?"

“No es una falta de respeto. Es una señal de que entiendes la soberanía. No es desobediencia a la autoridad; es la práctica de tu corazón alineado a lo que se llama en algunos mundos, el Soberano Integral. Esta es la conciencia a la que todos debemos aspirar, ya sea que la llamemos por ese nombre o no.”

"Asumo que sabes que estoy viviendo en este momento en un hospital mental..."

“Sí.”

“Y soy cualquier cosa menos un Soberano Integral. En este momento, me pongo ropa que no es mía, estoy encerrado dentro de una habitación, me alimento cuando me lo dicen, y no tengo verdaderas libertades, así que ¿cómo vivo como un Soberano Integral?”

“Te alineas con él.”

“¿Y cómo lo hago?”

“Todo es cuestión de alineación en un mundo que es ordenado jerárquicamente. Debido a que hay niveles o capas del mundo, la alineación es crítica. Te lo mostraré... con tu permiso." Inclinó la cabeza, y yo asentí.

En un instante estábamos volando mediante algún medio invisible por encima de un lugar que era absolutamente impecable en su belleza. Había una gran cascada sumiéndose en una densa selva tropical, y nos metimos en un estanque que estaba a sólo unas yardas río abajo de donde estallaba la cascada en el río.

El sonido del agua que corría era estimulante. Podía sentir la fuerza del agua que nos empujaba corriente abajo a medida que nos balanceábamos como las manzanas que flotaban río abajo. En algunos momentos, el rugido del agua disminuía y la corriente decrecía lo suficiente, por lo que pudimos nadar hasta el margen del río donde nos alzamos y tumbamos nuestras espaldas sobre la tibia arena de la orilla.

“¿Lo ves?” Dou Xing estaba apuntando hacia arriba a algunas ramas de árboles que colgaban por encima de nosotros como toldos verdes, bloqueando el cielo. Miré y vi sólo hojas, nada peculiar o inusual.

“¿Te refieres a las hojas?” Le pregunté tentativamente.

“Mira más cerca.”

Entrecerré los ojos, pero una vez más no vi nada inusual. “Sólo veo hojas.”

“Trata de no mirar a las hojas, sino más bien, mira el movimiento de las hojas y lo que recoge en su punto más bajo.”

El rocío de la cascada mantenía las hojas en un estado perpetuo de reluciente verde, gotas de agua descendían de ellas y observé cómo estas gotas de agua caían sobre nosotros. Era hipnótico. Seguí observando, de vez en cuando sentía una gota cayéndome en el brazo o en la cara.

“Sigue mirando,” Dijo Dou Xing. “La paciencia es recompensada.”

Entonces sucedió, estaba mirando una gota desde muy por encima de mí, sabiendo que de alguna manera se posaría en mí. Observé que su energía se encrespaba en una cantidad suficiente que pronto desbordaría de su frondoso puesto y dejaría que la gravedad trazara su camino con ella. Comenzó su descenso, y la vi caer en mi ojo con gran entusiasmo. Al chocar contra mi ojo, inmediatamente sentí mi cuerpo convertido en agua, tal como era en ese mundo. Fue una experiencia muy extraña, comencé a disolverme, fluí en el río y sentí que me fusionaba con el agua que fluía río abajo.

Corrí por piedras y rocas y suaves ramas que se asomaban por el río como huesos de árboles que habían pasado hace mucho a un nuevo mundo. Oí el sonido del torrente de agua; Sentí el movimiento, sin el peso de cualquier deseo o voluntad. Era totalmente liberador fluir como eso. Sentir el movimiento pero ninguna voluntad. Estar separado aunque parte de un todo. Fue éxtasis. Fue alineación.

En el instante en que el pensamiento me golpeó estaba de regreso, sentado frente a la modesta fogata de Dou Xing, con la silueta de las distantes montañas en el fondo.

“Yo... yo entiendo”, murmuré distraídamente.

“Alineación es flujo. Pero ¿con qué fluyes tú?” Preguntó Dou Xing.

“¿Amor?”

“¿Es una pregunta?”

“Amor.”

“Y ¿de dónde viene ese amor?”

Esa era una buena pregunta. Pensé en ello por un momento mientras preparaba mi respuesta, sintiendo que estaba teniendo lugar una prueba. “Viene de aquí.” Puse mi mano sobre mi pecho.

“¿Recuerdas la cascada?”

“Sí.”

“Es como el corazón, pero antes de la cascada, había una fuente, ¿qué era?”

“La fuente era todo el río,” respondí.

“Así que nos alineamos a la unidad del amor en lugar de a la pequeña gota —un ego. Nos alineamos a la parte de nosotros que es el río entero.”

“El Soberano Integral…” medio susurré.

“Sí.”

“Pero si es sólo un concepto, si nunca he experimentado este estado antes, ¿Cómo me alineo a algo que es un mero pensamiento o concepto?”

Dou Xing miró hacia el cielo por un momento. “Esto será como una sorpresa para ti, pero tú, en tu instrumento humano, también eres un mero pensamiento o concepto. Tú sólo lo has aceptado como tu realidad. Es la única diferencia. Así que cuando te alineas a la imagen más grande de tu verdadero ser —el río entero— asignas un nuevo sentido de prioridad a tu interacción con el universo. Esto se puede hacer en un nivel subconsciente; tampoco precisa que tú quieras su manifestación con la oración y la visualización. Sólo mantén el deseo de estar alineado… ser el río entero. El resto, como ellos dicen, seguirá".

A medida que sus palabras concluyeron abrí los ojos y vi los monótonos contornos de mi habitación, brumosa en la oscuridad. Estaba, una vez más, solo.”

 

Fragmento del libro Quantusum, de James Mahu 



Traducido por SB



ACERCA DE:

Translate

Página Web: